Así va el mundo

Estos últimos días no he parado de ver noticias machistas, denigrantes sobre la mujer, noticias de maltratos domésticos, declaraciones sobrecogedoras de familias que han sufrido durante años estos actos y han tenido finales tan duros como la historia misma.

Quizás generalizaré con esta entrada, espero que lo entiendan, pero como mujer me duele ver el trato que nos dan en todo el mundo, en todos los sectores. Seas hombre o mujer, solo espero que abras un poco los ojos, focalices y seas capaz de ver en la sociedad que vivimos, en pleno ¿siglo XXI?

Resultado de imagen de mundo machistaY es que así va el mundo. Así va el mundo, donde la tolerancia es cero ante cualquier valor, actitud u opinión que consideremos que va en contra de la nuestra. Así va el mundo, cuando atacamos al sentirnos atacados por diferentes formas de pensar sin pararnos a discurrir sobre el tema tan sólo un segundo. Así va el mundo, donde los hombres tienen miedo de que haya mujeres que demuestren más inteligencia que ellos y donde las mujeres tienen miedo de que haya hombres que demuestren más fortaleza que ellas. Así va el mundo, donde el siglo X está presente en las diferencias entre hombres y mujeres, donde el porcentaje de mujeres que están en los altos cargos de las grandes empresas es infinitamente inferior al de los hombres, y lo digo yo que lo veo de cerca cada vez que realizamos eventos en el trabajo. Así va el mundo.

Me cansa ver día sí y día también artículos sobre actitudes machistas, me cansa y me entristece ver como hay hombres que todavía se creen superiores a las mujeres, como en aquellos siglos donde las mujeres eran simples mandadas de sus maridos. Es triste, pero es cierto.Resultado de imagen de problema

¿Cuál es el problema? ¿Qué miedo hay en la sociedad de ver la igualdad que existe entre ambos sexos? ¿Tanto cuesta entender que lo único que nos diferencia es un aparato sexual? ¿Tanto cuesta entender que una sociedad con lo mejor de cada uno, indistintamente del sexo sería mucho más productiva? ¿Tanto cuesta entender que unidos somos más fuertes que separados? ¿Cuál es el problema?

Yo creo que la educación es la base de todo, y mientras se siga educando y trasmitiendo esos valores, seguiremos viviendo como vivimos…

Anuncios

Navidad

Todos los años hago unas de las cosas que más me gusta hacer, escribir, para felicitar la Navidad a aquellos que son importantes, importantes por el ahora o por el antes, en cualquier caso. Hoy, y por primera vez desde que lo hago, quiero compartirlo también en el blog, ahí va…

“Las Navidades son unas fechas de las que polarizan a la gente, o te encantan o sin más, pasan por tu vida como unos días sin relevancia. Yo soy del 1er grupo. Creo que en Navidad sale lo mejor de cada uno, Resultado de imagen de navidad paisajeveo a la gente más feliz y con entusiasmo e ilusión, los que están fuera vuelven a casa a pasar estas fechas, las familias están más unidas y se ven más a menudo, se demuestra amor y cariño por aquellos a los que aprecias… Intentamos hacer felices a los más cercanos y compartimos más tiempo con los más lejanos, hay muchos reencuentros por navidad, desayunos, comidas y cenas que es posible que sólo ocurren en estas fechas…

Sin duda alguna, te gusten o no te gusten, son unas fechas especiales, tal y como lo eres tú. Fechas especiales en las que cada uno elige qué hace o qué no hace, qué regala o qué no regala, a quién sacarle una sonrisa y a quién no. Unas fechas especiales cargadas de felicidad. Y cómo leí recientemente en el FB de Mónica Delgado, con la que tengo la suerte de compartir mi etapa deportiva de este curso: “Si el final de todo aquello que haces no es tu felicidad, ¿cuál es?”

Por eso este año, además de desearte unas felices fiestas que espero vengan cargadas de todo lo que desees, yo te aconsejo ser feliz, FELIZ con todo lo que significa. Arriésgate, quédate sin aliento, ponte retos, contribuye con lo que creas oportuno, conecta con los que aprecias, regala una sonrisa siempre y disfruta de la felicidad, ahora y siempre. Porque al final de todo, lo único que importa, es que tu felicidad sea un camino, no un destino.

Un abrazo con mucho cariño de corazón, y ¡Feliz Navidad!”

Educar en valores

Lo vivimos diariamente, lo vivimos en los campeonatos y olimpiadas, en cada torneo. Es algo que se fomenta día a día en muchas canchas y complejos deportivos, pero no es lo más importante. Los telediarios solo premian a los que ganan, nadie recuerda a quien quedó cuarto o simplemente participó por primera vez en algún europeo, en  algún mundial o en algunas olimpiadas. Los que pasan a la historia son los que ganan, los que baten records y los que consiguen medallas.

Es triste que sólo se premie eso, pero es así. (Siempre hay excepciones)

Nos olvidamos de que los valores en el deporte son claves, no solo para disfrutarlo sino para conseguir éxitos. Trabajando con humildad se avanza, se crece. Tengo en mente a 3 ejemplos claros.

Rafa Nadal, es EL EJEMPLO. Humilde, sin malos gestos, asumiendo sus fallos en las derrotas y quitándose mérito en las victorias. Se lo han inculcado desde pequeño, su entrenador y tío, Toni Nadal, no ha dejado que sus éxitos se le suban a la cabeza. Y la clave de todo, ya la dijo en su entrevista con “El Español” tras su eliminación en Cincinnati: “Intentas disfrutar del momento, de saber que lo has dado todo. Normalmente es así. Intento disfrutar cuando sé que estoy vacío, intento disfrutar sabiendo que no me queda nada más.

En las últimas olimpiadas el ejemplo en el baloncesto lo tenemos en J.M. Calderón, ejemplo de lo que significa un JUGADOR DE EQUIPO. Un base que viene de ser titular, aceptando el rol de ser el tercer base del equipo, sin disfrutar apenas de minutos en cancha, pero sí disfrutando de cada minuto en el banquillo. Celebrando todas las canastas de los suyos y animando en los malos momentos. Metido en cada minuto, es el ejemplo de que todo suma en los deportes de equipo. Su lema: “Humildad y sacrificio”.

Y como no me gustan los números pares, voy a cerrar con un tercer ejemplo. Posiblemente no lo conozcan, no ha salido en muchos telediarios. Pero sí que ha jugado más de 400 partidos en ACB, y en una entrevista dijo: “Mi función en el equipo es un poco lo que se vio la semana pasada, ayudar cuando sea necesario. A veces puede ser duro no jugar, pero hay que ser consciente que el equipo requiere jugadores suplentes que cuando entren aporten cosas al colectivo”. Con esas declaraciones se ganó mi respeto: Jesús Lázaro.

Y seguramente haya un sinfín de jugadores y deportistas más… Todos son ejemplos para niños que sueñan con llegar a ser como ellos, no pueden predicar actitudes de desesperación, faltas de respeto y frustración. Bueno, sí que pueden, pero no deberían.

Llevándolo a mi terreno, sé que tengo que entrenar siendo ejemplo de lo que yo entiendo del baloncesto. Sé que tengo que ser coherente con mis palabras y sé que tengo que ser justa con las jugadoras. No puedo inculcarles que los árbitros son parte del juego, que pueden equivocarse, y protestarles en cada partido.  No puedo inculcarles que sean un equipo, que se traten con respeto, y ser a primera en faltarles el respeto a ellas o a otras compañeros. No puedo inculcarles que lo primordial es divertirse, entrenando duro para poder mejorar, y que me vean mosqueada en cada derrota.

Y que conste que odio perder, pero hay algo que tengo claro que está por encima de todo eso, y es la educación que les damos a los más pequeños. Si queremos un deporte limpio, humilde, justo y respetuoso lo debemos inculcar. Lo debemos inculcar con palabras, pero sobretodo siendo ejemplo de ello.

Nosotros, los entrenadores y formadores, debemos de tener claro cómo debemos educar deportivamente y también personalmente. Porque no sólo somos entrenadores, somos educadores y algo mucho más importante: somos un ejemplo para ellos.

Entrenemos educando en valores.

Nuevo comienzo del Blog

Nuevos comienzos, nuevas metas, renovaciones, cambios de look, objetivos y formas de llegar a ellos.

Por un lado, están las metas que nos proponemos conseguir, y al final son más fáciles de lo que esperábamos. Y por otro lado, están las metas que nos proponemos conseguir, y que nos cuestan más de lo que pensamos. Todas igual de válidas, todas ricas en enseñanzas y experiencias, pero que rabia dan las segundas.

Tengo mi blog en la sección de estas últimas, pero soy de las cabezotas que no se dan por vencidas. Empecé con esto hace años, como una tontería, un lugar donde plasmar mis reflexiones y donde inventar algún relato. Y ahora, tras hacer el curso de Marketing Digital de la FGULL, con el gran nivel del profesorado que tiene: @xelso, @oliverserrano y @martarruiz, quiero retomarlo, pero de verdad. Comienzo en noviembre, un mes especial para mí, con el objetivo de ser constante con algo que me entretiene y apasiona: escribir, bien, mal o peor, pero ¿qué importa si te enriquece a ti? Para gustos colores.

En este paso ayudan las opiniones de los más cercanos al respecto, que te ayudan a darle caña a algo, que a priori es una tontería, pero que cuesta mantener, y más cuando no es tu único hobbie. Pero tener algún comentario como el de la imagen, te hacen no darte por vencido, agradezco a Noe de nuevo por ello.

blog-1

Por eso hoy, 3 de noviembre de 2016, hago público mi blog, que he emigrado de Blogger a WordPress, con el objetivo de dar un pasito más. Un blog que cambia de nombre, y que cambiará de imagen. Un blog que mantiene las entradas más importantes del Blogger, y que, al mismo modo, le dan la despedida. Un blog con las mismas 3 secciones que tenía:
En mi mente: donde continuaré plasmando cualquier reflexión, relato y opinión que se me pase por la cabeza.
En mis ojos: donde reflejaré otro de mis hobbies (la fotografía) con frases célebres.
En mi mundo: donde criticaré libros, películas, programas de tv, series…

En todas y cada una de ellas, podremos debatir al respecto. Y reitero, que esto es un blog que pretende entretener, hacer reflexionar y ¿por qué no? Que compartas tus opiniones en este espacio donde desconectar, evadirte y reflexionar.

Mientras haya solo una persona que disfrute leyéndome, tanto como yo disfruto escribiendo, este blog, este espacio valdrá la pena.

¿Nos leemos?

"Desetiquétame"

Independientemente de que la palabra que conforma el título de esta entrada no existe, o más bien, no está aprobada por la Real Academia Española, nos empeñamos en usarla, sobretodo en redes sociales. Etiquetar y desetiquetar. Cuantas palabras mal utilizamos por uso común sin estar incluidas en diccionario de la RAE…
Pero cambiemos de tercio, que ese no es el tema que pretendía que abarcase la entrada de hoy. Sumergidos en las ciudades y sus suburbios, hay una actitud que me saca de quicio por la injusticia que promueve, por la mala praxis de opinar sin conocer y por los prejuicios que lleva consigo. Lo pésimo de esta situación es que creo que es algo innato de las personas, que algunas son capaces de modificar, pero la gran mayoría continúa practicándolo, algunos de forma consciente y otros inconscientemente. Al fin y al cabo la realizar es que la actitud o hecho de etiquetar a las personas está de moda, ¿o nunca ha dejado de estarlo?
Actualmente etiquetamos por todo, y sin dar la oportunidad de conocer, que es lo peor. Etiquetamos por el físico, por la forma de vestir o actuar, por la orientación sexual, por las creencias o la ausencia de ellas; incluso, etiquetamos  y creamos una serie de prejuicios hacia las personas que nos llevan la contraria en algún hecho u opinión. Es muy triste que la sociedad se estructure por grupos y que se divida según los prejuicios que se tienen entre estos conjuntos.
Y ¿a qué llegamos con todo eso? A generar miedos, creo que hay una gran cantidad de personas que tienen una serie de miedos e inseguridades ocasionados por los prejuicios que las otras personas puedan crear hacia ellos. Miedo a no encajar, miedo a no ser aceptado siendo como eres, miedo a que nadie apoye tus opiniones, miedo a que te excluyan por tus creencias o por tu orientación sexual. Miedo a no ser aprobado por ser quien eres.
¿Por qué no dar una oportunidad a las personas? Si todos fuéramos iguales la vida no tendría sentido ni gracia, debemos APRENDER A ACEPTAR a todos por igual, porque podríamos enriquecernos y crecer aprendiendo de la diversidad de formas de ser, pensar o actuar que existen, prestando atención al por qué de las creencias y opiniones, y respetando las formas de vestir y sentir. Cada uno debe tener su sello de identidad y originalidad.
Y para reflexionar acabo, siendo extremista, citando a Kurt Cobain: Ellos se ríen de mi por ser diferente, yo me rio de ellos por ser iguales.

Retos

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo? ¿Qué es la vida sin retos?

Siempre intento ponerme retos, objetivos, desafíos,… Con el pensamiento puesto en no acomodarme, en diversas ocasiones más que ser realista soy soñadora pero siempre he pensado que hay sueños que podemos cumplir si nos lo proponemos de corazón.

Sentir la posibilidad de superarte y de lograr lo que te propones es una sensación plenamente gratificante, en cambio, cuando ocurre lo contrario, la decepción invade tu mente y comienzas a hacerte preguntas sobre el por qué y mil ¿y si…? Hay cosas que son inexcusables y lo único en lo que debemos pensar es en el objetivo, si no es ahora, podemos llegar en otro momento, cuando lo cojamos con más ganas.

Hay un reto que se me resiste, mi blog. Al igual que me apasiona la fotografía, el cine, la lectura y el baloncesto, otra de mis pasiones es escribir. Algunas reflexiones hasta han quedado decentes, aunque cualquier redactor pueda echarlas abajo por cualquier motivo. Yo no soy periodista, ni redactora, ni literaria, únicamente me gusta expresarme por escrito, pensar ‘en alto’ y ¿por qué no? Compartirlo. Porque la felicidad solo es completa si es compartida.

Tengo un ejemplo a seguir, Dawidh (@elmundodedawidh) y por el que me dan ganas de retomar el blog, un referente en esto para mí. No es un bloguero reconocido a nivel mundial ni internacional, aunque podría serlo si se lo propusiese. Me envidia su constancia y su perseverancia, a veces con dudas de saber si hay alguien que le lee (sabiendo que no nos dan los dedos de las manos para ello) lleva más de una década escribiendo sobre diversos temas en su blog “El Mundo de Dawidh”, blog que recomiendo 100%.
Y es por esto, que he publicado mi cuarta ‘primera entrada’ hoy, con el objetivo de mantener vivo el blog con entradas semanales, a pesar de que nadie se pare en leerlas. Porque muchas veces debemos tener el valor de intentar algo nuevo, pero a veces el verdadero valor se esconde en alcanzar un objetivo en el que has fracasado.

"Futbolizando"

Hace varios años leí un artículo de una compañera del Nuryana, Carolina Armas, la cual con el título de “El Baloncesto se está futbolizando” daba su opinión en Basketmanía sobre el cambio que se está produciendo en el baloncesto.

Aprovecho este título que, junto con lo que ha ocurrido en una cancha de baloncesto este fin de semana, sobrepasa todo lo que conseguimos lidiar cada fin de semana.

Echo la vista atrás, en aquella época cuando decidí dejar de lado todas las actividades extraescolares y centrarme en la que más me gustaba: EL BALONCESTO. Y es que por aquella época, nada tenía que ver con lo que vivimos día a día. Por aquel entonces (desde 5º cuando empecé), mis entrenadores me inculcaron que este deporte es un deporte de superación individual y colectiva, de respeto hacia mis compañeros y mis rivales, de lealtad hacia mi equipo y mis compañeros, de amistad entre todos, donde el fair play era algo que no se nombraba porque era un aspecto intrínseco. Recuerdo que, por aquel entonces, no había pegas porque un jugador doblara con el equipo superior (haciendo 4h de entrenamiento), todos nos organizábamos con los estudios para poder entrenar SIEMPRE, mis padres jamás se quejaron cuando me “pasaron” al equipo de 2ª división, nunca le pedí explicaciones a un entrenador por los minutos que jugaba, y un largo etcétera. Todo esto se están perdiendo. Me entristece demasiado.

Me entristece ver como el deporte que amo, un estilo de vida que considero imprescindible para que mi día a día y mi felicidad sea completa, se está FUTBOLIZANDO. Y perdónenme los amantes del fútbol, pero la realidad es esta. La cultura del futbol es completamente dispar a la cultura del baloncesto que yo conozco, aunque hoy en día se van pareciendo.

No sé cuál es el problema de todo esto, no sé si el problema son los jugadores que se toman todo a personal, no sé si el problema son los jugadores que no se organizan, no sé si el problema son los padres que opinan que sus hijos serán estrellas del baloncesto, no sé si el problema son los padres que hacen de entrenadores, no sé si el problema son los entrenadores que quieren profesionalizar tanto que sólo piensan en el fin de ganar sin importar el medio, no sé cuál es el problema. Pero la realidad es que todo el entorno del baloncesto cada día me gusta menos.

Eso sí, yo tengo claro cuales son mis principios y cual es la cultura del BALONCESTO que me gusta. Y seguiré luchando porque el baloncesto sea como yo lo recuerdo. Este año tengo la oportunidad y el placer de entrenar un premini femenino donde inculcaré los valores de superación, respeto, lealtad, amistad, haciendo que el fair play venga inscrito en el baloncesto.Pero hay algo claro, este cambio debe venir de todos…